—LA BODEGA

Viñas de monte, una cueva y un sueño: Recuperar la tradición. No queremos reglas, creemos en nuestra tierra, nuestras uvas y nuestros sentidos.
Somos Bodegas Frontonio.

Nuestra bodega es una casa con una cueva subterránea de unos 200 años (3 niveles) que nos permite trabajar por gravedad y manejar la uva con mucha delicadeza, además de beneficiarnos de unas condiciones de temperatura y humedad perfectas para el envejecimiento. Tras una gran remodelación, podemos procesar unos 70.000 kilos de uva y envejecer casi 50.000 litros de vino en recipientes diversos: cemento, foudres de roble y barricas de distintos tamaños hasta los 600 litros (demi-muid).

Aunque envejecíamos vinos aquí desde 2017, 2019 es la primera añada que se ha elaborado íntegramente en la nueva bodega y en la que hemos podido vinificar todas las parcelas por separado. Son 45 vinos en total con los que haremos distintos ensamblajes.

En Cueva

Nuestros vinos envejecen en una cueva.
Somos una microbodega donde
podemos trabajar a nuestra
manera y crear vinos únicos.

A Pies

Los vinos de alta gama son
estrujados con los pies, lo cual ayuda a
evitar la rotura de pepitas que
daría notas amargas. Además,
es algo que nos parece divertido y
tradicional.

Catar y Catar

Catar es la clave. Es por ello por
lo que catamos todo mil veces.
Para nosotros, la fermentación es
solamente el inicio: debemos
escuchar a los vinos.

Vendimia
Manual

EL 100% de la uva llega a la
bodega vendimiada a mano.
Eso hace que la calidad de ésta
sea máxima.

Poca
intervención

Creemos en utilizar la tecnología
allí donde es necesaria, pero
buscamos siempre la opción más
fácil: La naturaleza.

Cemento

Los tradicionales depósitos de
cemento han sido abandonados por muchos años.
Sin embargo, nosotros los usamos para criar
nuestros vinos.

Parcelarios

Elaboramos por parcelas sin importarnos
que de un vino salgan sólo
100 botellas. Si eso es lo que
nos da la tierra, nosotros lo
embotellamos.

Madera

También criamos en madera,
pero sin reglas. Foudres,
demi-muid, toneles usados…
Sin recetas, el vino manda.